Reseña: "Bohemian Rhapsody" God save the Queen

Por Juan Carlos Urrutia (@dobermuse) 

En muchos sentidos, Queen ha sido una banda que ha marcado mi vida de manera importante. Fue su música la que, en la nada fácil etapa de la secundaria, me rescató de caer en el terrible abismo de los que no tienen “gusto” musical; estaba el fan de los Rolling Stones, estaba el fan de Metallica, estaba el clásico fan de The Beatles, el de Led Zeppelin, el de Black Sabbath y entre toda esa abrumadora marea de adolescentes expertos musicales me encontraba yo intentando encontrar a la emblemática banda que me diera identidad, o que la reafirmara. Y, no había duda, esa banda tenía que ser Queen. La mezcla perfecta entre música de gran manufactura pero accesible a los oídos inexpertos de los mortales, con una marcada carga de teatralidad sobre el escenario y la voz desgarradora de Freddie Mercury encendiendo mi hipersensible corazón con cada nota. Uno de mis objetos más preciados por aquella etapa era un cassette del “Live at Wembley ‘86” que seguramente habré comprado en el Chopo a falta de recursos para adquirir el original. Así fue como, por lo menos entre mis amigos cercanos, me convertí en el fan de Queen y a partir de ahí además de sobrevivir al exigente entorno de la Técnica 99, comencé a formar mi criterio musical. 

Y ciertamente, la cinta de Bryan Singer, tiene varios aciertos en su intento por retratar la historia de uno de los cantantes más famosos y carismáticos de todos los tiempos y en consecuencia de la propia banda; pero no es por mucho, una película para los seguidores de la banda; ni siquiera para un público exigente en materia cinematográfica. La entrega resulta complaciente, comercial y digerida de principio a fin (y no es de extrañarse dado el grueso de los trabajos previos del director). Es pues, desde mi punto de vista, una película promedio con momentos sobresalientes.  

El primer acierto de la cinta es la selección del elenco, encabezado por Remi Malek (Mr. Robot) quien además de la gran caracterización, interpreta de manera sobresaliente al líder de la banda logrando por instantes replicar casi de manera perfecta sus movimientos sobre el escenario; el actor Gwilym Lee pareciera una copia al carbón del guitarrista Brian May, y aun cuando físicamente Ben Hardy y Joe Mazzello quedan en desventaja al interpretar a Roger Taylor y John Deacon , respectivamente, el ensamble termina proyectando de manera fiel la personalidad de cada uno de los músicos. Lo anterior apoyado con un gran trabajo del departamento de vestuario y maquillaje, quienes realizaron bien su tarea al momento de recrear los personajes en cada una de las etapas de la agrupación.

 

La selección de los cortes musicales incluidos, es fiel reflejo de la audiencia target de la película; pues si bien es cierto que los temas respetan cronológicamente cada uno de los discos de estudio, terminan siendo en su mayoría temas conocidos por el público, es decir, los grandes hits (I y II) . Sobresale sorpresiva y gratamente por partida doble el tema “Love of my life”, pues además de no ser uno de los temas más identificables de la discografía, enmarca la importancia que tiene la figura de Mary Austin en la historia no solamente de Freddie Mercury, sino de la misma banda.  Y en general, en términos de ejecución en la realización, creo que es en los números musicales y las elipsis entre los mismos (por ejemplo en “Fat Bottomed Girls”  y “Now I’m  here”  ) en los que se alcanza el clímax narrativo en el film, convirtiéndose a su vez en los momentos más emotivos. 

En este sentido la historia no es mala con respecto a la biografía de Queen, pues aborda de manera cumplidora aspectos como el origen del grupo, la anécdota a partir de la cual Freddie utiliza el micrófono sin la base del pedestal, la profesión de cada uno de los integrantes (detalle que en lo personal me encantó), hasta la especificación de la autoría de algunos temas por parte de cada miembro de la banda. Vuelvo a remarcar la justicia que se le hace al personaje de Mary, eterna compañera de Freddie. 

Sin embargo, desde mi punto de vista, la historia es carente de fuerza y pasa por alto los detalles creativos en la música de Queen. El origen de cada tema que se incluye cae en una simple e insípida anécdota, no se atreve a explorar el talento que caracterizó a la agrupación (deja ver por encimita el proceso creativo de Bohemian Rhapsody), pasa de manera muy superficial por cada uno de los pasajes que retrata, la mayor parte del tiempo todo se ve plástico y prefabricado, carece de emotividad, carece de fondo. La sensación de vacío narrativo se agudiza cuando aborda la vida personal del cantante, pues mientras más peso le da a esta parte dentro de la historia, más fuerza pierde. No se atreve a meterse de lleno en recrear el ambiente y estilo de vida que llevo al vocalista a su fatídico desenlace, muestra acartonados clips que más haya de darle profundidad a al guion terminan volviéndola unidimensional y carente de carga emotiva. Y es que estamos hablando justamente de esa banda de rock cuya parte de su gran éxito fue a causa de la euforia que provocaba en el público, en cada presentación. Y la cinta puede tener grandes momentos musicales, como la secuencia del Live Aid que resulta maravillosamente ejecutada incluyendo esos movimientos de cámara desde fuera del estadio Wembley; pero en general carece de arrebato, no logra que la sangre corra de manera acelerada, ni que el corazón palpite como si quisiera salirse del pecho, tal como lo logra la canción que da título a la película, cada vez que uno la escucha a todo volumen. Sé que la película no es un documental; pero la mayor parte de la proyección extrañé la maestría de Asif Kapadia al retratar la historia de Amy WineHouse. 

Sin embargo, en el mejor de los casos, el trabajo servirá para acercar la música del grupo británico a las nuevas generaciones y en algunos otros para remover viejos incendios olvidados en el interior de los que amamos la música de Freddie y compañía. Y que Dios salve a la reina, por los siglos de los siglos.

 


Video de la semana

 

Próximo Estrenos

Top 10

1. La Momia
2. La mujer maravilla
3. Piratas del caribe
4. Hombre de familia
5. Lo que de verdad importa
6. ¿Cómo ser un Latin Lover?
7. Una cigúeña en apuros
8. Huye
9. Bienvenidos a Grecia
10. El aro vs la maldición

Por jodidos y hocicones

"Sacúdete las penas"

Guillermo del Toro - FICG33

Karen Martí