Reseña: “Secretos de una obsesión” – El otro secreto de sus ojos.

 

Por Juan Carlos Urrutia

 

¿Te das cuenta Benjamín? El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín... no puede cambiar... de pasión.” 

Corría el año 2010 cuando la película del argentino Juan José Campanela, “El Secreto de sus ojos”, se llevaba de manera casi indiscutible el Oscar a Mejor Película Extranjera, convirtiéndose así en la segunda cinta de este país en ser distinguida con ese galardón. 

Con un reparto encabezado por el extraordinario Ricardo Darín, “El secreto de sus ojos”, basada en el libro “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri, nos cuenta la historia de Benjamín Espósito, un agente retirado quien ante el ocaso de su vida decide escribir una novela basada en un caso de asesinato ocurrido 25 años atrás y en cuya investigación estuvo involucrado.

Mediante un magistral manejo del flashback, Juan José Campanela nos relatan los acontecimientos que rodearon el asesinato de Liliana Colotto de Morales , el cual resulta el punto de partida para sumergirnos en la psique de los diferentes personajes que participan en la historia y que incluyen a Sandoval (Guillermo Francella) asistente e incondicional amigo – alcohólico – de Espósito; Ricardo Morales (Pablo Rago) – personaje imprescindible – viudo de la víctima; Irene Hastings (Soledad Villamil), nueva jefa de departamento para el cual trabajan Espósito y Sandoval; e Isidoro Gómez (Javier Godino), el asesino; además de algunos otros personajes secundarios que no por eso dejan de ser vitales en la estructura narrativa.

Lejos de escribir sobre aspectos técnicos como el soberbio plano secuencia (una toma sin corte, es decir, filmada “de corrido”) con duración de cinco minutos en el estadio de futbol – que bien le habría valido el Oscar por si misma – que algunos consideramos inconcebible hasta que vemos el detrás de cámaras ; o de la magnifica dirección de Campanela  (quien además de lograr un ensamble memorable de reparto, fotografía, música y demás elementos;  consigue conmover y mantener en suspenso al espectador durante los más de 120 mins. que dura la película); tenemos que hablar necesariamente del guión, escrito por el mismo Sacheri.

“El secreto de sus ojos” habla innegable y evidentemente acerca de la pasión; acerca de pasiones desenfrenadas, acerca de pasiones contenidas , de pasiones que ante el inevitable e inclemente paso del tiempo, te mantienen con esperanza ante “una vida llena de nada”. Nos habla acerca de personajes meramente humanos comunes, con  emociones, complejas emociones que desencadenan y desembocan en hechos que nos marcarán por el resto de nuestra existencia. Es un guión que nos habla sobre odio, sobre venganza, sobre impunidad, frustración, dolor, amistad; pero es un guión que sobre todo, nos habla acerca del amor. Y me atrevo a decir, que más que pasión, es un amor cada día más incomprensible e inconcebible, el que desata la maravillosa e imperdible historia que dio origen a la película que se pretende reseñar. 

Y es que para intentar escribir una reseña sobre “Secretos de una obsesión”, necesariamente tenía que comenzar por escribir unas pocas palabras sobre el trabajo original. Quizás, solamente de este modo, me atrevería a dar mi opinión sobre el remake de Billy Ray (un escritor para nada novato, autor de guiones como “Los Juegos del Hambre” y “Plan de Vuelo”), quien, muy al estilo Hollywoodense en cuestión de remakes, destroza sin reparos la creación del argentino Juan José Campanela.

A la fecha no logró entender cuál es el propósito de un remake ¿Evitar la flojera de un público incapaz de leer subtítulos (mal que está aquejando terriblemente a la audiencia de nuestro país)?, ¿”Rendir un tributo a un trabajo ya realizado”?, ¿Aportar algo nuevo y valioso a la versión original? En todo caso, “Secretos de una obsesión” , cuyo título original en inglés es invariablemente “El secreto de sus ojos”, consigue mediocremente lo primero. 

Con un reparto de primer nivel, , que hará caer en la trampa a más de uno, encabezado por Ejiofor Chiwetel, Julia Roberts y Nicole Kidman; Billy Ray quien, además de intentar adaptar la historia original, dirige; se encarga - muy apegado a los estándares de remakes  estadounidenses – de “americanizar” el guión original hasta el punto de desbaratarlo.

Y es que el punto no es que sea una mala producción en cuestiones técnicas (cuya penumbra y escenas nocturnas predominan quizás antes la incapacidad del realizador de imprimir suspenso de otra forma); lo realmente grave radica en la desastrosa adaptación que intenta hacer el director.

 

Además de reafirmar esa idea errónea de que Estados Unidos de Norteamérica es el centro del universo, trasladando la historia de un crimen pasional en la inmediaciones de una provincia argentina a un atentado con tintes terroristas –por parte de musulmanes por supuesto – en la ciudad de Los Ángeles; Billy Ray de manera deliberada transforma el guión para eliminar prácticamente al personaje de Francella (incluyéndolo insípidamente en el personaje de “Dumpy” , interpretado por un Dean Norris quien seguramente hubiera logrado mucho más con un personaje fiel al alcohólico y noble “Sandoval”) ; sustituir al viudo Morales por una Julia Roberts quien interpreta a una madre que es arrebatada de la vida de su hija adolescente y a la vez compañera del departamento de investigaciones antiterroristas; un agente “Ray” (Ejiofor Chiwetel) que no le llega a los talones ni en personaje ni actoralmente al “Espósito” de Ricardo Darín; para rematar con una eclipsada Nicole Kidman, quien, desde mi punto de vista , fue la única que hizo la tarea de estudiar al personaje original y por momentos nos recuerda a la reprimida y estructurada Irene de la cinta original.

 

Así pues, “Secretos de una obsesión” nos relata la historia de “Ray” quien tras 13 años de una búsqueda de 1906 rostros por noche en una base de datos del FBI, regresa para reabrir el caso del asesinato de la hija de su compañera “Jess”. Y así, es como comienza una desarticulada historia que también innegablemente nos entrega un guión con diálogos prefabricados y digeridos, complacientes con un público que ríe y se sorprende ante situaciones sobre explotadas en el cine comercial; un escritor/director incapaz de construir una historia sutil e inteligente que en cambio se escuda en el morbo y estereotipos meramente “americanos” (comics, violencia falsamente justificada, terrorismo) para ofrecer un thriller aburrido y absurdo; unos personajes acartonados , carentes de la complejidad, del carisma de los originales. Basta con comparar la escena del plano secuencia (sí, esa gloriosa que logró Campanela), contra la tibia secuencia de acción que nos entrega esta "nueva" versión.

Si usted se precia de ser un amante del cine, o atinadamente intenta comprenderlo en un sentido mas allá del entretenimiento, hágase un favor y antes de ver “Secretos de una obsesión”, vea “El Secreto de sus ojos”, le aseguro que no se va a decepcionar, aún cuando no dejo de recordar el primer comentario que hicieron mis hermanos al terminar de ver la película argentina: “Es muy larga y pesada”. Aún así, yo le garantizo que usted la verá con otros ojos, con otro ánimo pues.

 

"No le dé más vueltas. Va a empezar con que: si hubiera estado, si no hubiera estado... Va a tener mil pasados y ningún futuro." – Benjamín Espósito, “El secreto de sus ojos”.

 

“Secretos de una obsesión”... No hay sutileza, no hay poesía, no hay fondo, no hay pasión.

Tráiler "Secretos de una pasión"

Tráiler "El secreto de sus ojos"


 

 

"Chicuarotes" - Gael García

Silvia Navarro

Adam Sandler - "Misterio a bordo"

Cassandra Ciangherotti - "Solteras"