Reseña: Silencio Radio

Por: Israel León Rangel 

Silencio Radio es una película fuerte. En términos generales es una obra acerca de la censura y las entretejidísimas redes de poder y corrupción que existen en todos los niveles del poder político. Particularmente es una crónica de la censura que sufrió Carmen Aristegui durante el mandato del expresidente Enrique Peña Nieto, a raíz de sacar a la luz una investigación que vinculaba directamente al mandatario y a su pareja en turno, Angélica Rivera, con la adquisición de una propiedad millonaria y cómo dicha “casa blanca” tenía cientos de irregularidades, desde el origen de los fondos para su compra hasta formar parte de un trato para conceder contratos federales multimillonarios. 

Juliana Fanjui, reconocida cineasta especializada en el género documental, nacida en Reino Unido pero criada en México, formada en Cuba y posteriormente en Suiza, nos trae esta producción Mexicana y Suiza en la que podemos conocer más de Carmen Aristegui, más de la periodista y de la mujer censurada, más de la mujer que fue amenazada incluso de muerte, más de su caso de despido injustificado e ilegal y más del funcionamiento de una maquinaria de los medios de comunicación profundamente podrida en un país donde es más peligroso ser un periodista sincero que un delincuente que porte un cuello blanco. 

A través de los 79 minutos de duración del metraje, podemos entender las dinámicas que hacen “funcionar” el sistema de radiodifusión mexicano. Se puede ver como las influencias pueden mover los hilos para dejar en la calle a la gente trabajadora y se puede ver, y sentir, el miedo en las declaraciones de los periodistas rindiendo declaraciones, pues saben que hablar de más, o en su defecto, indagar de más, puede resultar en su cadáver tendido en el piso a plena luz del día, pues en un país tan lleno de impunidad, a nadie le interesará resolver esos casos. 

La fotografía de Jérôme Colin retrata a la perfección el paisaje citadino en donde se desarrolla gran parte de la historia y ayuda a adentrarse más en la misma, con planos tan abiertos como para admirar la grandeza de la ciudad y la pequeñez de los individuos, como planos tan cerrados que invitan a la intimidad de una oficina independiente de radio por internet o de una pequeña cabina, es una fotografía contrastante, fuerte y admirable. 

Silencio Radio está próxima al estreno público en salas nacionales. 

En Cinexplicación la recomendamos ampliamente, si eres un gran seguidor de los documentales, este es un metraje bastante interesante para visitar, y si no lo eres, es la ocasión perfecta para adentrarse en un mundo de filmes que retratan la realidad superando, para sorpresa de nadie, la ficción.

Checa el tráiler de "SILENCIO RADIO"