"La manzana de Eva"

Por Montserrat Reyna

Director: José Manuel Colón
Género: Documental
Duración: 90 minutos
Año: 2017
País: España
Clasificación: TV-PG

           “No elegí ser protagonista, no elegí ser una de las millones de mujeres
           que pasan por esto, pero elegí mi lucha, elegí mi batalla, elegí decir no”.

Con esta frase comienza el documental el cual habla sobre un tema que es muy delicado y no es fácil de hablar, sobre todo para las mujeres: la Mutilación Genital Femenina (MGF). Para comenzar esto es una práctica que se lleva a cabo en el continente Africano, en Oriente Medio, en algunas regiones de Asia e inclusive en América, el cual consiste en la extirpación total o parcial de los órganos genitales femeninos, incluyendo el clítoris, “para crear superficies en carne viva que después se cosen o se mantienen unidas con el fin de que, al cicatrizar, tapen la vagina. Se deja una pequeña abertura para permitir el paso de la orina y del flujo menstrual.”-Nuria Valera.

Esta costumbre que se le realiza a las niñas, no tiene un origen, se hace con el pretexto de “purificarlas”, pero lleva muchos años haciéndose, aún en la actualidad, aunque ya se está informando sobre la situación y acerca de que esta práctica no es nada positiva, al contrario, es una tortura para las mujeres, ya que la mutilación se realiza en condiciones y con objetos poco salubres, además de que pone en riesgo la vida de las mujeres en el acto de este y al momento de parir.

La manzana de Eva es mayormente grabada en España, ya que hay 57000 mujeres que son refugiadas y que han sido víctimas de esta práctica, asimismo documenta algunos testimonios de mujeres africanas que actualmente son activistas que sufrieron esta forma de violencia, también podremos ver algunas declaraciones de mujeres que están en contra de esta violenta costumbre y de algunas que tienen algún cargo público, proponiendo soluciones.

Entre el  dolor y lo conmovedor del documental, es que nos muestran breves entrevistas de niñas que huyeron de sus casas, porque ellas decidieron y dijeron “no” a la MGF, y todas tienen grandes metas en la vida, las mujeres también soñamos, y también cambiamos el mundo, pero esos sueños nos son arrebatados, porque actualmente aunque han cambiado un poco las cosas, en cuestiones de equidad de género, aún persiste la idea  y sobre todo en países subdesarrollados, que las mujeres sólo tenemos el objetivo de casarnos, tener hijos y hacernos cargo de las tareas del hogar, lo peor es que estas niñas son obligadas a casarse con ancianos, en un acto de pedofilia.

Además, en los países menos afortunados como la mayoría de los que se encuentran en el continente africano, el acceso a la educación es difícil, ya que como en México, en las comunidades rurales, las escuelas se encuentran a largas distancias, el camino es peligroso y la educación que hay no es del todo integral.

Transmite mucha fortaleza que estas mujeres hayan tenido una horrible experiencia en su vida, una experiencia que ninguna debería vivir, pese a ello, ahora luchan para que otras no les pase lo mismo, en vez de rendirse, ya que cualquier tipo de violencia contra la mujer, nos cambia, nos hace sentir vergüenza, nos quitan la confianza,  nos destruye y es toda una transformación por la que pasan, es una deconstrucción para volverse a construir, reconociendo que esta práctica sólo es una forma más de control del sistema patriarcal y lo peor, es que hacen que las mujeres hagan su trabajo sucio, haciendo que entre mujeres se haga esta práctica, entre nosotras, jamás interviene la mano masculina, sólo hacen presencia en el acto sexual.

Aunque el largometraje fue realizado por un hombre, hubiese sido interesante cómo lo hubiese abordado y que dirección le hubiese dado una directora, ya que como mujeres es mucho más fácil que comprendamos esta clase de temas. Es un tema bastante fuerte y es difícil de abordarlo “con rosas” y de una manera “amigable”, pero es importante saber la existencia del sufrimiento que padecen otros y sobre todo otras, cuando esta práctica es una de las violencias y torturas más grandes y desgarradoras para una mujer, y sobre todo para una niña, sin embargo, la cinta logra documentar y explicar sin la necesidad de ser tan explícito, consiguiendo capturar el dolor en las palabras de los testimonios. Igualmente, es un documental que no se queda a medias, porque propone soluciones, que se están poniendo en práctica, como la educación de la salud y la sexual, además de que hay que dejar de lado el tabú del placer, el orgasmo y disfrute de la mujer, también son importantes.

Muchas de las mujeres que veamos este documental, disponible en NETFLIX, acabaremos con lágrimas en los ojos.

Trailer "La manzana de Eva"